Procedimiento

Es un procedimiento de rejuvenecimiento de la piel en el que se le aplica una solución química con el fin de eliminar las capas superiores dañadas.

Las capas de piel reveladas tras realizar un peeling químico son más nuevas y por tanto más suaves y jóvenes

Los peelings químicos se utilizan para tratar las arrugas, eliminar manchas faciales y para las cicatrices, sobre todo en la zona de la cara, donde tienen un efecto rejuvenecedor bastante notable. La exfoliación química se puede hacer sola o en combinación con otros procedimientos cosméticos.

Principios activos

Existen principios activos que tienen una acción de seborregulación, hidratación, estimulación del colágeno, mejoría de las alteraciones de la pigmentación, mejoría del brillo y la textura cutánea, atenuación de arrugas finas y marcas residuales de acné, reducción del tamaño de los poros…

Podemos mencionar el ácido glicólico, el ácido salicílico, el ácido láctico, el ácido mandélico, el ácido retinoico, el ácido tricloracético, etc.

El tratamiento se puede realizar a diferentes profundidades (light, medio o profundo) en función de los resultados deseados, lo que se consigue usando una solución química diferente para cada caso. Los peelings químicos profundos tienen mejores resultados, pero también debemos tener en cuenta que implican tiempos de recuperación más largos.

SOLICITAR UNA CONSULTA