Tejidos adiposos

Es un tratamiento localizado que trabaja con el sistema HIFU (Ultrasonido con tecnología de alta intensidad focalizada) y que sería como una liposucción sin cirugía.

Permite romper y destruir tejidos adiposos de una forma más rápida que otros tratamientos por medio de una serie de disparos indoloros con el LIPOSONIX. La cantidad de disparos dependerá de la zona a tratar y el grosor de la adiposidad corporal.

Cómo funciona el tratamiento

Las ondas ultrasónicas se emiten por disparo con alta intensidad y frecuencia cuidadosamente dirigidas (focalizadas), mientras que los tejidos circundantes, la superficie de la piel y los órganos subyacentes quedan intactos.

Flacidez Corporal

Onda focalizada

El transductor de LIPO-SONIX emite una onda focalizada logrando la profundidad subcutánea precisa para romper el tejido adiposo y destruirlo.

El movimiento controlado del transductor produce el efecto visual de una red en el tejido adiposo tratado, permitiendo obtener mayores y mejores efectos en la totalidad del área tratada que cualquier otro tratamiento no invasivo.

Los macrófagos son atraídos hacia el área tratada para fagocitar lípidos y desechos celulares.

El tejido en el área tratada será reabsorbido con el tiempo, resultando una reducción en el volumen del área.

Tratamiento No Invasivo

EL Liposonix es el único tratamiento no invasivo que puede dirigirse específicamente a la capa profunda debajo de la piel (a la cual antes solo se abordaba en la cirugía estética) pero sin cortar o interrumpir la superficie de la piel, pudiendo llegar hasta 13mm de profundidad en tratamientos corporales.

Desde el primer tratamiento y en las primeras ocho semanas, se notarán cambios fundamentales. El máximo que se puede hacer por año es 4 dependiendo de la medición de adiposidad.

La recuperación es poca o nula y el paciente puede retomar su vida normal después de la sesión, que suele durar una hora.

Contraindicaciones

  • Las mujeres durante la menstruación.
  • Personas con traumas (golpes, moretones, cortes)
  • Personas con inflamaciones.
  • Enfermedades de la piel o infecciones.
  • Personas con sensación de entumecimiento.
  • Pacientes con falta de sensibilidad, exceso de sensibilidad.
  • Pacientes con falta de respuesta al frío o al calor.
  • Sistema inmune deficiente.
  • Personas con historial de cicatrices, hematomas o enfermedades relacionadas.
  • Personas con mallas o prótesis metálicas en la zona a tratar.

SOLICITAR UNA CONSULTA