Eliminar Tatuajes

El proceso del borrado de tatuajes con Láser Nd:YAG es muy simple.

Localizamos la tinta que está alojada en la dermis y la fragmentamos, de forma que parte de la tinta va a ser absorbida y eliminada a través del sistema linfático.

Otra parte de las partículas de tinta, sobre todo en las primeras sesiones, se eliminará a través de la epidermis.

Técnica

El láser Nd:YAG trabaja en diferentes longitudes de onda para encontrar los diferentes pigmentos que pueden formar un tatuaje.

Las tintas oscuras se trabajan a 1064 nm. En el caso de los tonos rojos, por ejemplo, trabajaremos con un filtro de 532 nm.

El negro o el azul oscuro van a eliminarse antes y de manera más sencilla que los azules claros o los verdes.

Sesiones

Es muy difícil calcular el número de sesiones que se van a necesitar, ya que intervienen multitud de factores en el proceso.

El número de sesiones necesarias para la eliminación de un tatuaje va a depender de muchos factores, entre ellos el tipo de tinta y la profundidad en la que se encuentre. Cuantos menos metales pesados contenga el pigmento de un tatuaje, menos sesiones vamos a necesitar para eliminarlo.

Vida Normal

Realizaremos una sesión como mínimo cada 6 semanas, aunque parezca que la piel está preparada para una sesión antes de este tiempo, internamente sigue cicatrizando y eliminando tinta, con lo que no podemos realizar el tratamiento antes.

Si estás pensando eliminar un tatuaje, ten en cuenta que es un proceso que puede llegar a ser largo. Si necesitas borrarlo por el motivo que tú quieras, piensa que cuánto antes empieces, antes llegarás a tu meta.

Los pasos a seguir después de cada sesión son muy sencillos y no impiden llevar una vida normal.

SOLICITAR UNA CONSULTA