Las arrugas afectan a todo el cuerpo, pero las arrugas faciales se marcan particularmente y pueden ser difíciles de aceptar. Las arrugas son roturas de la piel que reflejan un envejecimiento cutáneo natural. Pero este proceso puede ser acelerado por factores ambientales y de comportamiento.

En Eva Energía Vital Activa, disponemos de los mejores tratamientos en Medicina Estética para atender esta patología. A continuación, te mostramos los diferentes tratamientos que nuestro personal altamente especializado te ofrece para resolverla; consulta con nosotros cuál se adapta mejor a tu caso. Para obtener más detalles de cada tratamiento, haz clic en la imagen relativa al mismo.

Dermapen

Estos dispositivos pueden presentarse en forma de lápices dérmicos con las agujas incorporadas en el cabezal, que se mueve por impulso mecánico o eléctrico. La longitud de las agujas es lo que determina que su uso esté indicado en estética o bien en medicina estética y dermatología. Las microagujas entre 0´13-0´25 mm., cuya acción no va más allá de la epidermis, se emplean en estética.

Factores de Crecimiento Plaquetario

Los factores de crecimiento plaquetario se aplican en pieles de cualquier tez que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes con marcas de acné. Este tratamiento facial de rejuvenecimiento se realiza a través de infiltraciones, inyectando plasma rico en plaquetas que se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre.

Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia es la tecnología de referencia en estética y medicina estética cuando el objetivo es corregir la flacidez y tensar el tejido en rostro y cuerpo. Con una capacidad única para reforzar la red interna de fibras elásticas, hoy la energía RF redobla y hasta triplica su efectividad a través de avanzados equipos que la llevan más allá del tejido subcutáneo, conduciéndola hasta la dermis superficial, y multiplicando así sus indicaciones y beneficios.

Toxina Botulínica

La toxina botulínica, más conocida como «botox», la marca del primer medicamento de este tipo que se comercializó. La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo.

SOLICITAR UNA CONSULTA